martes, 30 de noviembre de 2010

BENDITA SORDERA

   Era una vez una carrera .... de ranas !
El objetivo era llegar a lo alto de una gran torre.
Había en el lugar una multitud.
Mucha gente para animarlos y gritar por ellos. 

   Comenzó la competencia.
Como la multitud no creía que pudieran alcanzar la cima de aquella torre, lo que más se escuchaba era
"Que pena !!! esos sapos no lo van a conseguir...no lo van a conseguir..."
Los sapitos comenzaron a desistir.
Pero había uno que persistía y continuaba subiendo en busca de la cima
La multitud continuaba gritando :
"... que pena !!!  no lo vais a conseguir!..."

   Los sapitos estaban dándose por vencidos
Salvo por aquel sapito que seguía y seguía tranquilo y ahora cada vez más con más fuerza.
Llegando el final de la competición todos desistieron, menos ese sapito
Que curiosamente en contra de todos, seguía.
Llegó a la cima con todo su esfuerzo.
Los otros querían saber que le había pasado.
Un sapito le fue a preguntar como había conseguido concluir la prueba.
Y descubrieron que era sordo.

   No permitáis que personas con tendencia sistemática a ser negativos derrumben vuestras mejores y más sabias esperanzas! La negatividad que, con frecuencia, observamos a nuestro alrededor debe espolearnos a sacar de nuestro corazón lo mejor de nosotros mismos. Seremos también la esperanza de los que no la tienen. Esto adquiere su mayor dimensión cuando recordamos que somos hijos de Dios y que Él  alienta nuestros afanes. 

   Recordad la reflexión de San Josemaría: "He leído un proverbio muy popular en algunos países: “el mundo es de Dios, pero Dios lo alquila a los valientes”, y me ha hecho reflexionar.
—¿A qué esperas?" (Surco 99)

lunes, 29 de noviembre de 2010

Ruedan película sobre el cardenal John Henry Newman

   Ya están rodando la biografía cinematográfica del cardenal John Henry Newman, beatificado hace pocos meses por Benedicto XVI durante su viaje al Reino Unido.

   La italiana Liana Marabini, ha escrito el guión y está dirigiendo “The Unseen World”, “El mundo invisible”, una historia de amor puro y espiritualidad.

Liana Marabini
Director, “The Unseen World”

“Es una película que soñé porque le tengo mucho cariño a Newman y quería compartirlo con otras personas, con laicos y sacerdotes. Porque Newman es, sobre todo, un sacerdote maravilloso”.

El guión atrajo desde el primer momento al ganador de un Oscar por la película “Amadeus”,  Murray Abraham, porque se centra en el papel del sacerdote.

“Esta película es un homenaje a los buenos sacerdotes que ha habido a lo largo de la historia. Durante los siglos, han hecho de la Iglesia una gran institución, una enorme institución moral y espiritual”.

El título “The Unseen World”, “El mundo invisible”, representa la relación metafísica que existe entre el hombre y Dios. Algo que Newman explicaba en muchos de sus escritos.

“Una película es una herramienta muy buena para evangelizar la cultura y el mundo. Y eso es exactamente lo que se necesita, necesitamos a Dios en nuestras vidas para vivir mejor, para tener más éxito, para ser más felices”. 


domingo, 28 de noviembre de 2010

El Wasa, el buque de guerra más breve de la historia

El Wasa
   El domingo 10 de agosto de 1628, los 50.000 habitantes de Estocolmo y muchos otros llegados desde todos los rincones de Suecia, abarrotaban los muelles de la capital dispuestos a no perderse lo que todo el mundo consideraba un acontecimiento de primer orden: la botadura del “Wasa”, el mayor buque de combate de la historia de la nación.

   Sus expectativas se vieron plenamente satisfechas, aunque no por las razones que todos esperaban, sino porque, lejos de deslumbrarles con su magnífica estampa, el buque se hundió después de recorrer unos pocos metros, con sus cien tripulantes y los invitados a presenciar el acto a bordo, convirtiéndose así en uno de los barcos más efímeros de la historia naval. La recuperación del majestuoso navío en 1961, con la práctica totalidad de su equipamiento, lo convierte hoy en el museo más visitado de la capital sueca.

    Su construcción comenzó en 1625 y en ella se emplearon más de mil de los mejores robles de las taigas escandinavas. Sus dimensiones, 64 metros de eslora, 10 de manga, 20 de altura de la borda y, sobre todo, los 50 metros de altura de sus masteleros, constituían un peligroso desafío a la estabilidad. Si a ello añadimos la disposición real de distribuir sus 64 pesados cañones en tres cubiertas superpuestas, cuesta imaginar un final distinto al que le reservaba cruelmente el destino.

    El caso es que los ingenieros que trabajaron en su construcción se contaban entre los más afamados del país, sin embargo en cuanto el “Wasa” besó las aguas de las abrigadas atarazanas de Estocolmo e izó velas, en lugar de dejarse mecer por la suave brisa de aquella mañana veraniega, comenzó a balancearse a una y otra banda hasta que el agua se abrió paso a través de las troneras de los cañones de la cubierta baja y se fue a pique en pocos minutos.

    Hubo que esperar a la invención de la campana de buzo en 1664 para poder descender a los 32 metros de profundidad en que yacía el barco y recobrar 53 de los 64 cañones perdidos, pero el “Wasa” permaneció sumergido hasta mediados del siglo XX, cuando la técnica evolucionó lo suficiente como para empezar a pensar en rescatarlo. Al fin, después de muchos años de preparación, el buque fue recuperado en 1961 y tres años después se convertía en uno de los museos más atractivos de Europa. Su estampa y la exposición de los objetos recuperados ofrecen hoy al visitante las claves suficientes para entender las razones que lo precipitaron al fondo del mar hace casi 400 años.

    En el momento de la botadura, el rey Gustavo Adolfo se encontraba de visita en Prusia. Cuando conoció la noticia del desastre se enfureció y ordenó al Consejo Real la formación de un Tribunal Supremo que señalara los responsables de la pérdida de la nave. Gracias al informe de este tribunal, que se conserva en los archivos reales suecos, hoy podemos saber con cierta precisión qué fue lo que pasó.

Un barco sin planos
    Como en el siglo XVII no se trabajaba sobre planos, el buque se construyó siguiendo un “sistema de proporciones” referido exclusivamente a sus dimensiones y desplazamiento. Para los estándares de estabilidad se recurrió a la prueba más común en la época, que consistía en hacer correr a 30 hombres de banda a banda con el buque amarrado al muelle. Sin embargo la prueba tuvo que abandonarse después de tres ensayos, dada la poca confianza que ofrecía la nave…

    Además de sus dimensiones, que elevaban el centro de gravedad críticamente, y la poca estabilidad demostrada, cuando el “Wasa” fue rescatado del lecho del mar se encontró otra razón que debió ayudar poderosamente a hundirlo; se trataba de 700 estatuas de bronce de tamaño natural representando los iconos más importantes de la cultura sueca de la época, desde el rey hasta soldados y criados del extracto social más bajo, pasando por leones, ángeles, sirenas y personajes bíblicos.

    En un principio se pensó que, colocadas convenientemente en la parte baja del buque, el peso de las estatuas podría ayudar a adrizar el barco, sin embargo el propio rey insistió en situarlas en la parte más noble, pues sólo allí era posible que cumplieran la función de ostentación para la que habían sido concebidas.

   A mi me gusta sacar de esta curiosa anécdota una moraleja de humildad (la vanidad real para colocar una carga pesada en el lugar indebido) y la profesionalidad (con tantos medios a su disposición los constructores debieron ser mejores profesionales).

LA RAZÓN


sábado, 27 de noviembre de 2010

SOÑAD Y OS QUEDARÉIS CORTAS

   Una tarde de noviembre de 1942, también en Madrid, Josemaría Escrivá llega al chalé número 19 de la calle de Jorge Manrique. Es un centro de las mujeres de la Obra. En esos momentos todo el Opus Dei femenino no llega a diez chicas jóvenes: Lola Fisac, Encarnita Ortega, Nisa González Guzmán, Lola Jiménez-Vargas, Laura y Conchita López-Amo, María Jesús Hereza, Aurora, una leonesa, paisana y amiga de Nisa...

   Escrivá se reúne en la salita-biblioteca con las tres que a esa hora están en la casa: Encarnita, Nisa y Lola F. El Padre desdobla un papel y lo extiende sobre la mesa. Es como un cuadro, un esquema gráfico, donde se exponen las diversas labores de apostolado que, bien como iniciativa personal, bien como tarea corporativa, habrán de realizar las mujeres de la Obra en el mundo entero. Al tiempo que explica con gran viveza su contenido, va señalando con el dedo índice cada uno de los rótulos del cuadro: granjas-escuelas para campesinas; residencias universitarias; clínicas de maternidad; centros de capacitación profesional de la mujer en distintos ámbitos: hostelería, secretariado, enfermería, docencia, idiomas ... ; actividades en el campo de la moda; bibliotecas ambulantes; librerías... Les dice también, antes y después, que lo más importante ha de ser el apostolado de amistad que cada una desarrolle con sus familias, con sus vecinas, con sus conocidas, con sus colegas... "y eso será siempre imposible de registrar y de medir".

   Como un "ritornello" entusiasta, el Padre repite de vez en cuando:
-¡Soñad y os quedaréis cortas!

LEER MÁS

viernes, 26 de noviembre de 2010

Un ex combatiente del IRA afirma que tras leer los cuatro evangelios en la cárcel decidió abandonar el terrorismo

         Un ex combatiente del grupo terrorista IRA, Shane O'Doherty, ha afirmado que fue tras encontrarse en la cárcel con un jesuita británico y después de leer los cuatro evangelios, cuando decidió abandonar la organización terrorista y convertirse a su salida de prisión en "la primera voz" en Irlanda del Norte que condenó la violencia de la banda armada    En este sentido, O'Doherty ha explicado, durante la presentación del VI Congreso 'Lo que de verdad importa', organizado por ADEMÁS Proyectos Solidarios y que se celebró ayer viernes, que, los 14 años que pasó en prisión le han servido para estudiar, conocer a políticos y a miembros de la Iglesia que le han dado fuerza para salir a combatir la lucha armada.

    O' Doherty ha relatado que a los 15 años fue captado por el IRA para hacer y poner bombas contra la policía y los ingleses y que después se marchó a Londres donde llegó a poner explosivos a políticos, jueces e incluso en el número 10 de Downing Street --residencia del primer ministro británico--.

    La motivación para pertenecer al IRA fue, según a indicado, una mezcla de "catolicismo y nacionalismo extremos" hasta el punto de pensar que estaría contento de morir por la causa. No obstante, a pesar de que poner bombas es un trabajo "peligroso" y de que sus antecesores habían muerto en el intento, O' Doherty sobrevivió haciéndolo durante cinco años.

    Según ha contado, en ese tiempo la gente de su entorno le pedía "que parara" pero la "testosterona" le hacía creer que se lo decían porque eran "unos carcas". En cualquier caso, ha señalado que se empezó a dar cuenta de que las bombas que ponía no sólo acababan con la vida de sus objetivos sino también de la de otros "muchos" civiles.

    En la actualidad, mirando a su pasado "como si se tratara de un extraño", se arrepiente de lo sucedido y por ello, ha elevado la voz contra el terrorismo, ha enviado cartas pidiendo perdón a sus víctimas, e incluso ha escrito un libro --'No más bombas'-- en contra del IRA que se ha traducido al español por deseo expreso del autor "para que lo leyeran los jóvenes del País Vasco".

    Para O' Doherty, las organizaciones armadas, como el IRA en Irlanda, o la ETA en España, "dicen" que luchan por la libertad y "no se dan cuenta" de que lo que están haciendo, a su juicio, es "aterrorizar a una comunidad" y "atacar la misma libertad que ellos predican". SIGUE
ANÁLISIS DIGITAL

jueves, 25 de noviembre de 2010

UN MODELO DE SOLIDARIDAD PARA TODOS

   Alfonso Méndiz, profesor universitario, habla de un modelo de solidaridad basado en las enseñanzas de San Josemaría, y que se fundamenta en el trabajo, la libertad personal y el servicio.

 

miércoles, 24 de noviembre de 2010

A DIOS LE ENTIENDEN LOS QUE PUEDEN...

   

   A Dios le entienden los que pueden... Dicen que el Cardenal Newman, después de una homilía en la que se explicaba una escena evangélica, recibió la queja de un feligrés. Se veía que el hombre tenía buena fe pero que no entendía. El Cardenal, después de escucharle le enseñó un crucifijo: ¿Qué ve usted? 

   El hombre respondió: una imagen de Cristo crucificado. Luego el sacerdote sacó un billete (20 pounds) y lo interpuso entre el hombre y el crucifijo: ¿Y ahora, qué ve usted? Sólo el billete, respondió el hombre. El dinero no nos deja entender a Cristo.  

ANECDONET

martes, 23 de noviembre de 2010

EL ÚLTIMO SUPERVIVIENTE DE LAS TORRES GEMELAS


   Héroe y último superviviente de la Torre Norte del World Trade Center. Presidente de la Asociación de Víctimas hispanas.

    “La compasión es más duradera que la violencia. Si tuviese que hacer y revivir la experiencia y poner en riesgo de mi vida, lo haría mil veces con los ojos cerrados. Siempre quise ayudar a mis amigos”.


    William Rodríguez, de origen Puerto-riqueño es uno de los héroes nacionales de Estados Unidos. El 11 de Septiembre de 2001 y durante los 19 años anteriores era encargado de limpieza en el World Trade Center. El 11 de septiembre, y frente al atentado perpetrado sobre las Torres gemelas, William Rodríguez rescató personalmente a 15 personas del World Trade Center. Como era la única persona en aquel momento con la llave maestra de la Torre Norte, digirió a los bomberos a las escaleras, abriendo puertas a medida que subían, ayudando con éxito a la evacuación de cientos de supervivientes. William entró tres veces más en la Torre Norte después del impacto alrededor de las 8:46 de la mañana, y se cree que fue la última persona en salir viva de la Torre, sobreviviendo el colapso del edificio al salvaguardarse debajo de un camión de bomberos. 

   Tras recibir primeros auxilios en el lugar del atentado, pasó el resto del día como voluntario en labores de rescato. Al amanecer del día siguiente estaba de vuelta en la Zona Cero para continuar con sus heroicos esfuerzos.Tras el atentado, perdió su trabajo de 19 años después del atentado. Duramente afectado, ha trabajado desde entonces en ayudar a las víctimas y afectados de las atrocidades cometidas. En la actualidad preside la Asociación hispana de víctimas del terrorismo más importante de EE.UU. y dedica su tiempo a organizar giras por todo el mundo para captar fondos para ayudar a las víctimas de origen hispano; asimismo, imparte conferencias sobre superación personal.

lunes, 22 de noviembre de 2010

NO ACEPTÓ LA CRÍTICA


   Decía en cierta ocasión el músico Haydn (1732-1809), a propósito de su obra: «Cuando pienso en Dios, mis notas surgen copiosas como el agua de una fuente; si Dios ha querido darme un corazón alegre, me perdonará que le sirva alegremente Al contrario, es así como Dios desea que se le sirva.

   También se cuenta -en esta misma línea- que hubo quien le criticó porque las misas que componía eran demasiado alegres. Haydn se limitó a contestar: «No puedo evitar que al pensar en Dios mi corazón salte de alegría».


JULIO EUGUI

domingo, 21 de noviembre de 2010

LO QUE DE VERDAD IMPORTA

   LO QUE DE VERDAD IMPORTA es una serie documental solidaria sin precedentes para reflexionar sobre el lado positivo de la condición humana. La historia de 13 personas con repercusión mundial, de diferentes países y culturas, cuya vida es un ejemplo de humanidad a seguir. Una aventura apasionante, entretenida y emocionante por el mundo global en el que vivimos que no te dejará indiferente.
   Un proyecto de Acca Media y Además Proyectos Solidarios, producido por Acca Media. Una serie documental dirigida por Miguel Ángel Tobías.Os ofrezco su presentación: 



Año de producción 2009- 2010
13 capítulos
Duración 40’
Formato HDV
Género Documental
Dossier-pdf “Lo que de verdad importa”
Dossier PDF - What really matters [english]

sábado, 20 de noviembre de 2010

“Es posible tocar a Dios en lo que haces”

   Begoña es una mujer emprendedora. Junto a su marido puso en marcha una chocolatería y, de la nada, pasó a exportar chocolate a cualquier punto del globo. Hace unos meses se jubiló pero tiene proyectos e ilusiones para rato. Le gustaría mucho crear una Asociación de Amigos del Chocolate en Gipuzkoa y así conocer a personas con el mismo interés, contagiarles la pasión por el chocolate, organizar cursos y viajar a lugares donde hay importantes plantaciones de cacao.

    Mendaro es un pueblo de Gipuzkoa de unos mil habitantes. Por allí pasa el río Deba que, en su momento, fue navegable. Y hasta allí llegaban productos indianos: vainilla, cacao, azúcar, especias, canela, café... que se vendían en una tienda que estaba y está al lado de la iglesia: Chocolates Saint Gerons. Corría el año 1850.
 
  El marido de Begoña heredó esa casa en 1992. Vivienda, tienda, un taller de chocolate y un molino de cacao estaban en el mismo pack. Hacía dos años que había parado totalmente su actividad. Y un día de ese verano Begoña, entre risas y veras, le propuso a su marido hacer chocolate a la taza usando ese molino. Y lo que empezó siendo un juego, acabó convirtiéndose en una empresa que exporta chocolate a los cuatro puntos cardinales.

Un documental sobre el Opus Dei en la televisión
  Al preguntarle cómo conoció la Obra no deja de recordar un 26 de junio de 1976, primer aniversario del fallecimiento de San Josemaría. Acababan de mudarse de piso. No tenían ni sillas, ni mesas, pero sí un bocadillo para cenar. Cuando probaron si funcionaba la conexión de la TV se encontraron con un documental acerca del Opus Dei en el que San Josemaría hablaba de encontrar a Dios a través del matrimonio y en la vida ordinaria, durante una reunión filmada con un numeroso grupo de personas.

Un nuevo sentido y alegría
 “La Obra ha aportado luz que ilumina mi vida y le da un nuevo sentido y alegría, también en momentos en que la cruz se presenta con más fuerza”, afirma. Y es que la cruz ha visitado a esta familia en forma de dolores físicos y otros problemas que afectan a muchas familias de la sociedad de hoy. “De San Josemaría he aprendido que estar junto a la Cruz es estar junto a Cristo. Y es verdad que junto a la Cruz he encontrado paz y serenidad”.

LEER MÁS
OPUSDEI.ORG

viernes, 19 de noviembre de 2010

EL VIEJECITO DEL CAFÉ

   Mantiene un espíritu joven quien posee ilusiones e ideales; quien se renueva cada día. Hay quien es joven en edad, pero carece de verdadera juventud. Quizá ha descendido incluso al nivel ínfimo del viejecito sentado en un café cercano al Sena, con la mejilla apoyada en la palma de la mano. El camarero le anuncia ricas posibilidades de consumición, y al fin pregunta:

-¿Qué desea el señor?

-Desearía -habla bajito, cansino-, desearía... tener un deseo.

   Era aquel viejo la vejez misma, antípoda de la juventud nunca agostada, siempre renovada del cristiano que va a Dios que llena de grandes deseos el corazón de sus hijos, por muchos que sean los años que se tengan.

Cfr. A. Orozco, «Palabra», nº 232.

jueves, 18 de noviembre de 2010

EL COLUMPIO

   Además el enfermo no acepta lo suyo de entrada... es un estoy bien y el doctor me lo va a corroborar...   Cuando una sociedad está enferma es como una persona: no es capaz de detectar qué va mal. Hay muchos síntomas, pero no hay un orden.

   El síntoma más grave es sin duda la cultura de la muerte. Esto es que el Estado ya no vea la vida como un derecho inalienable y cualquier atentado contra ella, injustificable. Por eso se habla de Derechos Reproductivos (lo de Derecho al Aborto sonaba ya muy fuerte) o Muerte Digna (Eutanasia no es una palabra suficientemente dulce...).

   A CONTINUACIÓN ofrecemos un vídeo de un Joven Autor, Joecar ZHANG Hanna que explica en imágenes el inexplicable hecho de ELUDIR RESPONSABILIDADES y directamente buscar deshacerse de problemas (como son la enfermedad, la dependencia, la debilidad de la soledad...).

   He aquí el vídeo del COLUMPIO, ideal para verlo y comenzar un diálogo sobre la dignidad de los enfermos y la utilidad de sus vidas... 




ANECDONET

miércoles, 17 de noviembre de 2010

LOS QUE NO SON FANÁTICOS ENTIENDEN SIEMPRE EL OPUS DEI

   En un rato de tertulia San Josemaría habla de cierto personaje de raza judía, un notorio masón de Centroamérica, que ha ido a verle a Roma:
·       Le pregunté: Por qué tienes ese cariño a la Obra?
Y me contestó:
·       Porque en la Obra he encontrado mucha comprensión y todas las puertas abiertas.

Yo entonces le dije:
·       Amigo mío, en mi tierra, todos los masones que he cono­cido son fanáticos; y tú no eres fanático, por eso nos ayudas, aun no siendo católico, ni cristiano.

Después le prometí que rezaría mucho por él. Y le expliqué por qué quiero tanto a los hebreos:
·       El primero de mis amores es un hebreo, Jesucristo. Y el segundo, una hebrea, su Santísima Madre, María.
Le di una medalla de la Virgen... Se quedó muy contento,
feliz!

Pilar Urbano, El hombre de Villa Tevere

martes, 16 de noviembre de 2010

HAN SIDO LAS HORAS MÁS FELICES DE MI VIDA


   Un sacerdote chino que estudió en Roma regresó a su país. Para fomentar la devoción eucarística en su ciudad decidió organizar la adoración perpetua del Santísimo Sacramento. Como  no podía tener  un lugar de culto público lo organizó en casa de varias familias. 

   Un día,  una señora que estaba  custodiando  al Señor en su casa,   recibió una llamada telefónica: debía ausentarse  para realizar una  tarea inexcusable. Como estaba sola, decidió pedir ayuda a una vecina pagana para que la sustituyera en la custodia del Santísimo.
Le explicó, con sencillez, que esa forma blanca era Jesús y le pidió que le hiciera compañía durante su ausencia. 

   A su regreso  le dijo a su vecina: Te agradezco, de corazón, el  favor, ya puedes irte a tu casa. Ella le respondió: Si no te importa, me quedaré un rato más: han sido las horas más felices de mi vida. 

   Por razones obvias no aparecen fechas ni lugares en esta anécdota.

lunes, 15 de noviembre de 2010

A la horca por ser cristiana

Asia Bibi
   En la mañana del 14 de junio de 2009, Asia Bibi, cristiana de 45 años, estaba labrando la tierra junto con otras campesinas musulmanas en la aldea de Ittanwali, a 75 kilómetros de Lahore, cuando su capataz le ordenó traer agua para dar de beber. Cargada con un barreño, derramó un poco de líquido sobre las ropas del capataz. Una campesina le dijo: «Aparta tus sucias manos de cristiana; vas a contaminar nuestra agua porque los de tu religión sois impuros». Entonces, Bibi, cansada de aguantar insultos y agresiones de sus compañeras, presuntamente profirió una blasfemia contra el profeta Mahoma. Quién iba a imaginarse que aquella acción acalorada, más que malintencionada, iba a ser castigada con la pena de muerte por ahorcamiento.

    Asia Bibi, madre de cinco hijos, fue condenada por un tribunal de Lahore a la pena capital por blasfemia, según el artículo 295-C del Código Penal, el pasado 8 de noviembre. Bibi se convierte así en la primera mujer en la historia de Pakistán que podría ser ahorcada si el Tribunal Supremo no anula el veredicto contra ella. Desde entonces, la comunidad cristiana de Lahore, la mayor de toda Asia con más de 30.000 creyentes, está consternada y preocupada por el injusto castigo a esta mujer, que podría sentar un precedente para futuras condenas de esta naturaleza. La ley sobre la blasfemia es utilizada a menudo como pretexto por los fundamentalistas para atacar a las minorías religiosas, sobre todo el cristianismo que profesa el 4 por ciento de la población paquistaní. 

LA RAZÓN
LEER MÁS

Aparecen nuevas evidencias que prueban el catolicismo de Shakespeare

    William Shakespeare es un enigma, o lo era. Tanto, que se llegó a dudar de su identidad o de que fuese el autor de sus obras. Quizá sea todo más sencillo: Shakespeare fue católico clandestino y el enigma lo creó él para sobrevivir en la Inglaterra de Isabel I, donde esta fe era penada con la muerte. 

    En el siglo XVII, lo dejó dicho un clérigo anglicano: He dyed as a Papist, o sea, que murió católico. Ya en vida lo habían acusado de lo mismo. Luego, muchos han dado credibilidad al rumor, a lo que ayudó la evidencia textual acumulada por el erudito del siglo XIX, Richard Simpson. Ya en 1808, Chateaubriand lo apuntaba, como Thomas Carlyle o John Henry Newman, que declaró antes de convertirse sobre Shakespeare: “Hay tan poco de protestante en él, que los católicos han podido, sin extravagancia, proclamarlo como uno de los suyos”. Chesterton lo vio claro, y Hilaire Belloc remachaba: “Sus obras habían sido escritas por un hombre con los hábitos mentales de un católico”.

LA GACETA
LEER MÁS

San Fernando III

    San Fernando III el Santo (1199-1252), según el relato de Juan de Mariana en su Historia General de España, tuvo una muerte bien ejemplar. Le administró la comunión el Arzobispo de Sevilla. "Al entrar el Sacramento por la sala se dejó caer en la cama, y puestos los hinojos (las rodillas) en tierra, con un dogal al cuello y la cruz delante, como reo pecador pidió perdón de sus pecados con palabras de gran humildad; ya que quería rendir el alma, demandó perdón a cuantos allí estaban: espectáculo para quebrar los corazones, y con que todos se resolvieron en lágrimas. 

    Tomó la candela con ambas manos y puestos los ojos en el cielo dijo: "El reino, Señor, que me diste, te lo devuelvo; desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo me ofrezco a la tierra; recibe, Señor mío, mi alma; y por los méritos de tu santísima pasión ten por bien de la colocar entre tus siervos. Dicho esto, mandó a la clerecía cantasen las letanías y el Te Deum, y rindió el espíritu bienaventurado".

domingo, 14 de noviembre de 2010

EL CABALLO EN EL POZO

   Un campesino, que luchaba con muchas dificultades, poseía algunos caballos para que lo ayudasen en los trabajos de su pequeña hacienda. Un día, su capataz le trajo la noticia de que uno de los caballos había caído en un viejo pozo abandonado. El pozo era muy profundo y sería extremadamente difícil sacar el caballo de allí. El campesino fue rápidamente hasta el lugar del accidente, y evaluó la situación, asegurándose que el animal no se había lastimado. Pero, por la dificultad y el alto precio para sacarlo del fondo del pozo, creyó que no valía la pena invertir en la operación de rescate. Tomó entonces la difícil decisión de decirle al capataz que sacrificase el animal tirando tierra en el pozo hasta enterrarlo, allí mismo.

   Y así se hizo. Comenzaron a lanzar tierra dentro del pozo para cubrir al caballo. Pero, a medida que la tierra caía en el animal este la sacudía y se iba acumulando en el fondo, posibilitando al caballo para ir subiendo. Los hombres se dieron cuenta que el caballo no se dejaba enterrar, sino al contrario, estaba subiendo hasta que finalmente consiguió salir.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Firmes en la fe


   España ha despedido al Papa con un ¡Hasta pronto! El próximo mes de agosto, Benedicto XVI presidirá la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid, que, por expreso deseo suyo, tendrá un marcado carácter cristocéntrico. El cardenal Rouco presentó el Himno de la Jornada el pasado lunes, durante la Vigilia de la Virgen de la Almudena, Patrona de Madrid. La letra es de monseñor César Franco, obispo auxiliar y coordinador de la Jornada. Le ha puesto música el compositor Enrique Vázquez

Estribillo

Firmes en la fe, caminamos en Cristo,
Nuestro Amigo, nuestro Señor.
¡Gloria siempre a Él! ¡Gloria siempre a Él!
Caminamos en Cristo firmes en la fe


viernes, 12 de noviembre de 2010

Pasó de toser cada 20 segundos a subir en Los Andes a 6.000 metros de altura

Os presento esta estupenda historia de superación.

· Patxi nació hace 35 años con la enfermedad del beso salado, la fibrosis quística · La intervención de doble trasplante pulmonar duró 12 horas y en ella tuvo que superar dos paradas cardiorespiratorias.

   La historia de Patxi Irigoyen es una de esas en las que la realidad supera con creces la ficción. La vida de este navarro de 35 años puede servir de espejo en el que mirarse a todas aquellas personas que dudan si creer que los retos nunca son imposibles. No obstante, ascender una montaña de 6.000 metros y hacer vida normal después de un doble trasplante de pulmón para superar una fibrosis quística es su gran aval.

Patxi nació hace 35 años con la enfermedad del beso salado, la fibrosis quística —afecta a uno de cada 4.000 nacimientos en España—, aunque no se la diagnosticaron hasta los nueve años. Una afección genética que afecta a órganos como pulmones o páncreas y que en Patxi se tradujo en una pérdida continuada de peso y un catarro tras otro. Su madre no paró hasta que en un hospital de Zaragoza dieron con su mal. “Me pusieron un tratamiento que me permitía jugar con mis amigos y hacer algo de deporte", comenta el navarro.

   Pasó la infancia privado de libertad de movimientos y su adolescencia cuidando al máximo sus esfuerzos. La medicación que tomaba era paliativa pero no curativa. Estudió Mecánica del Automóvil, pero sólo pudo trabajar durante tres años. A los 22 le concedieron la baja laboral y le dieron la incapacidad absoluta. “Por los esfuerzos me rompía alguna vena y tosía sangre. Me asustaba que me mirasen como si fuera un enfermo contagioso", relata Patxi, a quien su capacidad pulmonar le fue mermando hasta que “subir escaleras sin sofocarme era imposible. Tosía cada 20 segundos y era imposible llevar una vida normal. Llegué incluso a plantearme si levantarme al baño".

   La cosa iba de mal en peor y Patxi tuvo que buscar soluciones de emergencia. En sus revisiones periódicas ya le habían sugerido un doble trasplante pulmonar, pero el respeto que sentía por el quirófano le hizo aplazar este paso al frente. Pero llegó un momento, en el verano del 2000, que la situación era tan insostenible que la médico que llevaba su caso se plantó. "Tenía sólo el 20% de capacidad pulmonar. Le pedí que me dejara vivir mis últimos San Fermines y luego me operaría. Tenía mucho miedo porque conocía varios casos de personas que perdieron la vida en la operación y de otros que fallecieron incluso antes de operarse", relata. Pero él fue valiente y encontró el momento de demostrarlo. El 7 de enero de 2001 se operó en el Hospital La Fe de Valencia.

   “Quería cumplir el sueño de mi vida, respirar como una persona normal", apunta Patxi. La intervención duró 12 horas y en ella tuvo que superar dos paradas cardiorespiratorias. Pero las ganas de vivir del navarro hicieron que saliera hacia adelante. Fueron momentos duros que Irigoyen ha revivido una y otra vez, pues grabó toda la intervención: “Los primeros años vi la operación cada 7 de enero y se me saltaban las lágrimas". Y es que ese paso por el quirófano cambió la vida de Patxi. La recuperación no fue fácil —tomaba hasta 40 pastillas diarias—, pero su espíritu de luchador insaciable le permitió adaptarse a una nueva situación, para él idílica. Consiguió que le rebajaran el grado de incapacitación y poder volver a trabajar.

   Lo hizo primero como comercial de seguros y después creó junto a su amigo Íñigo Huarte la productora Brahma Pictures, con la que ha hecho varios trabajos relacionados con la discapacidad. “Me encanta ayudar a la gente y dar a conocer enfermedades como la mía", apunta Patxi. El navarro es un todoterreno enamorado de los deportes de riesgo. Ha cruzado el desierto en moto, corre maratones, hace bicicleta y snow y ha subido montañas de 6.000 metros de altura. Ha demostrado al mundo que no existen cotas inalcanzables.

 

El párroco del pueblo más joven de España

   D. José Ignacio de Andrés es párroco de Villanueva de la Torre (Guadalajara), que ha pasado de tener, hace 15 años, treinta personas a ser ahora, en la actualidad, más o menos siete mil personas.

   Una de las curiosidades del censo realizado en toda España en 2001 es el "título" de municipio más joven de España, que desde entonces ostenta Villanueva de la Torre, gracias a la edad media de 28,9 años de sus habitantes.

    Hablamos con el cura del pueblo, que nació hace 49 años en Valfermoso de Tajuña y decidió marchar al seminario cuando estudiaba bachillerato en Azuqueca. Se licenció en Derecho Canónico en Roma y actualmente es también Vicario Judicial de Guadalajara.

    Su primer destino sacerdotal fue "en Prados Redondos y siete pueblos más; luego tuve que ir a Cáceres para hacer la mili; pero eso no fue un problema, porque los curas tenemos trabajo donde hay gente ". 


OPUSDEI.ORG

jueves, 11 de noviembre de 2010

Los jóvenes acogen a Benedicto XVI en la catedral de Barcelona

   El vídeo recoge las mejores imágenes del recibimiento a Benedicto XVI en Barcelona, la noche del sábado: cientos de jóvenes esperaban a Benedicto XVI en la puerta de su residencia, con música, banderas, cantos y velas...
   Uno de sus gritos era "esta es la juventud del Papa!". La concentración se organizó por Facebook.
También puedes ver un resumen con los mejores vídeos de Benedicto XVI en Barcelona y Juan Pablo II en España en 1982.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Para amar hay que tener el valor de compartir

   En una ocasión, por la tarde, un hombre vino a nuestra casa, para contarnos el caso de una familia hindú de ocho hijos. No habían comido desde hacía ya varios días. Nos pedía que hiciéramos algo por ellos. De modo que tomé algo de arroz y me fui a verlos. Vi cómo brillaban los ojos de los niños a causa del hambre. La madre tomó el arroz de mis manos, lo dividió en dos partes y salió. Cuando regresó le pregunté: qué había hecho con una de las dos raciones de arroz. Me respondió: "Ellos también tienen hambre". 

   Sabía que los vecinos de la puerta de al lado, musulmanes, tenían hambre. Quedé más sorprendida de su preocupación por los demás que por la acción en sí misma. En general, cuando sufrimos y cuando nos encontramos en una grave necesidad no pensamos en los demás. Por el contrario, esta mujer maravillosa, débil, pues no había comido desde hacía varios días, había tenido el valor de amar y de dar a los demás, tenía el valor de compartir. Frecuentemente me preguntan cuándo terminará el hambre en el mundo. Yo respondo: "Cuando aprendamos a compartir". 

   Cuanto más tenemos, menos damos. Cuanto menos tenemos, más podemos dar. Ese niño me enseñó a amar En una ocasión, en Calcuta, no teníamos azúcar para nuestros niños. Sin saber cómo, un niño de cuatro años había oído decir que la Madre Teresa se había quedado sin azúcar. Se fue a su casa y les dijo a sus padres que no comería azúcar durante tres días para dárselo a la Madre Teresa. Sus padres lo trajeron a nuestra casa: entre sus manitas tenía una pequeña botella de azúcar, lo que no había comido. Aquel pequeño me enseñó a amar. Lo más importante no es lo que damos sino el amor que ponemos al dar.

Vicente Huerta

martes, 9 de noviembre de 2010

EL EQUILIBRISTA

    En 1990 un famoso equilibrista tendió una cuerda en lo más alto de las torres gemelas de Nueva York con el fin de pasar caminando sobre ella. Antes dijo a la multitud expectante: -"Me subiré y cruzaré sobre la cuerda, pero necesito que ustedes crean en mí y tengan confianza en que lo voy a lograr"...

   - "Claro que sí" - , respondieron todos al mismo tiempo. Subió por el elevador y ayudándose de una vara de equilibrio comenzó a atravesar de un edificio a otro sobre la cuerda floja. Habiendo logrado la hazaña bajó y dijo a la multitud que le aplaudía emocionada: -"Ahora voy a pasar por segunda ocasión, pero sin la ayuda de la vara. Por tanto, más que antes, necesito su confianza y su fe en mí". El equilibrista subió por el elevador y luego comenzó a cruzar lentamente de un edificio hasta el otro. La gente estaba muda de asombro y aplaudía. 

   Entonces el equilibrista bajó y en medio de las ovaciones por tercera vez dijo: - "Ahora pasaré por última vez, pero será llevando una carretilla sobre la cuerda... Necesito, más que nunca, que crean y confíen en mí". La multitud guardaba un tenso silencio. Nadie se atrevía a creer que esto fuera posible... -"Basta que una sola persona confíe en mí y lo haré"-, afirmó el equilibrista. Entonces uno de los que estaba atrás gritó: -"Sí, sí, yo creo en ti; tú puedes. Yo confío en ti...".

   El equilibrista, para certificar su confianza, le retó: -"Si de veras confías en mí, vente conmigo y súbete a la carretilla...".

   Reflexionemos sobre la confianza que depositamos en los demás: familiares, amigos, conocidos. Pensemos en la confianza que tenemos en Dios: ¿Nos subimos a la carretilla que Él conduce? Recordemos las palabras de San Pablo: "Yo sé de quién me he fiado", y renovemos nuestra confianza en Dios.

lunes, 8 de noviembre de 2010

¡ME HA MIRADO!

Barcelona se volcó ayer en el recibimiento del Santo Padre. Desde primera hora de la mañana, los barceloneses salieron a la calle para vivir un día histórico para la capital catalana. Más de 250.000 personas tiñeron la Ciudad Condal con los colores blanco y amarillo del Vaticano, alabando en todo momento a Benedicto XVI con múltiples muestras de religiosidad y fe.

 
  Aquí tenéis algunas anécdotas.
   
   Muchos fueron los que madrugaron para encontrar un buen sitio para ver al Pontífice lo más cerca posible durante su recorrido con el Papamóvil entre el Palacio Episcopal y la Sagrada Familia. «Estoy un poco dormido, me despertado antes de las siete de la mañana», decía Ignacio, de 11 años, entre bostezos. «No venimos a ver al Papa, sino a que él vea y sienta cómo le damos la bienvenida», afirmaba Isabel junto a sus tres hijos y marido. 

    «¿Cuánto falta para ver al Papa?», preguntaba ansioso el pequeño Mateo a un policía. Junto a él una veintena de niños de entre 4 y11 años esperaban eufóricos con banderas y la cara pintada para ver pasar al papamóvil en el cruce de la calle Marina con Aragón.«¡Yo soy adicto a Benedicto!», gritaban con un megáfono un grupo de adolescentes entre saltos de alegría y emoción.

    Tras ellas se anima David, un párroco navarro, que clamaba «¡Viva el Papa!» junto a sus feligreses. «Sí, sí sí, el Papa ya está aquí», entonaba un grupo de Zaragoza con una gran pancarta de bienvenida. «Fuimos ayer a recibirle a la Catedral y hoy no nos lo podíamos perder», explicó Clara, una cubana de 25 años mientras agarró con fuerza el rosario de su primera comunión. «Ya llega, ya viene el Papa», avanzó María a sus amigas preparada con la cámaras mientras los helicópteros sobrevolaron el Eixample.

El papamóvil más rápido
    El papamóvil pasó a una velocidad más alta de lo previsto,  pero eso no hizo que los ánimos se rebajaran. Los gritos de emoción y el ondeo de las banderas  acompañaban su paso,  mientras unas muchachas corrían tras él.  «¡Me ha mirado!», dijo Ignacio de 7 años.

    «Seguramente se verá mejor en el sofá de casa, pero es muy importante que sienta como le acogemos, le queremos y admiramos», recordó Isabel a sus hijos, que habían conseguido entradas para seguir la ceremonia desde una de las pantallas ubicadas en el parque de la Sagrada Familia. Junto a ellos Stephen, un profesor inglés jubilado venido desde Londres, seguía atento la ceremonia a los pies del templo de Gaudí.

    En las calles adyacentes, la multitud seguía con aplausos el acto.   Tras arrodillarse en las aceras durante la consagración, los fieles se amontonaron para recibir la comunión, que 300 sacerdotes repartieron por las calles cercanas. «Me emociona que haya tanta gente, familias enteras, niños y jóvenes que vienen a valorar y a dar grácias a Dios por todo  lo que tenemos», comentó Saturnina, de 76 años, emocionada.

Universalidad
    En la confluencia entre las calles Marina y la Gran Vía, varias personas contemplaron la ceremonia en alguna de las pantallas gigantes instaladas para la ocasión. Algunos lamentaron no recibir la comunión, algo que sí se dio a los 13.000 asistentes a la retransmisión que se ofrecía en el plaza de toros de la Monumental. Banderas vaticanas, españolas, mexicanas o chilenas en el interior del recinto taurino demostraban la universalidad del acto. Lágrimas al son del «Virolai» pusieron punto y final a la ceremonia eclesiástica que, seguida del Ángelus,  llenó Barcelona de emoción. «Se nota, se siente, el Papa está presente», cantaban Begoña, Patricia e Inés ya de vuelta a casa.


La Monumental como templo
    La plaza de toros de La Monumental, en Barcelona, dejó ayer por unas horas la tauromaquia para acoger a 13.000 personas. En su interior se instalaron dos pantallas gigantes
que permitieron a los asistentes seguir en directo la consagración de la Sagrada Familia.